Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.
Presenta Sitios para socios Información LinkXpress
Ingresar
Publique su anuncio con nosotros
RANDOX LABORATORIES

Aprueban análisis para lesión cerebral traumática en adultos

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 13 Mar 2018
Print article
Imagen: Muestras de sangre usadas para evaluar la lesión cerebral traumática usando la prueba del Indicador de Trauma Cerebral (Fotografía cortesía de Banyan Biomarkers).
Imagen: Muestras de sangre usadas para evaluar la lesión cerebral traumática usando la prueba del Indicador de Trauma Cerebral (Fotografía cortesía de Banyan Biomarkers).
En 2013, hubo aproximadamente 2,8 millones de consultas al departamento de urgencias, en los EUA, con las subsiguientes hospitalizaciones y muertes, relacionadas con lesiones cerebrales traumáticas (LCT). De estos casos, la LCT contribuyó a la muerte de casi 50,000 personas.

La LCT es causada por un golpe, choque o sacudida en la cabeza o una lesión penetrante en la cabeza que interrumpe el funcionamiento normal del cerebro. Su gravedad puede variar de leve a grave; el 75% de las LCT que se producen cada año se evalúan como lesión cerebral traumática leve (LCTl) o conmociones cerebrales. La mayoría de los pacientes con síntomas de conmoción cerebral muestran una tomografía computarizada (TC) negativa.

La disponibilidad de una prueba de sangre para la LCTl ayudará a los profesionales de la salud a determinar la necesidad de una tomografía computarizada en pacientes con sospecha de LCTl y a evitar las neuroimágenes innecesarias y la exposición a la radiación asociada a los pacientes. La Administración de Drogas y Alimentos de los EUA (FDA, Silver Springs, MD, EUA) evaluó los datos de un estudio clínico prospectivo multicéntrico de 1.947 muestras de sangre individuales de adultos con sospecha de LCTl/conmoción cerebral y revisó un ensayo al comparar los resultados de las pruebas de sangre en la LCTl/conmoción cerebral con los resultados de tomografía computarizada.

El análisis de sangre conocido como el Indicador de Trauma Cerebral (Banyan Biomarkers, Inc., San Diego, CA, EUA) funciona midiendo los niveles de ubiquitina carboxilo terminal hidrolasa L1 (UCH-L1) y de la proteína ácido glial fibrilar (GFAP) en un plazo de 12 horas después de la lesión en la cabeza. Los niveles de estas proteínas sanguíneas después de la LCTl/conmoción cerebral pueden ayudar a predecir qué pacientes pueden tener lesiones intracraneales visibles mediante una TC y cuáles no. Ser capaz de predecir si los pacientes tienen una baja probabilidad de lesiones intracraneales puede ayudar a los profesionales de la salud en el manejo de los pacientes y la decisión de realizar una tomografía computarizada. Los resultados de la prueba pueden estar disponibles en un tiempo de tres a cuatro horas.

El indicador de traumatismo cerebral fue capaz de predecir la presencia de lesiones intracraneales en una tomografía computarizada el 97,5% de las veces y las que no tenían lesiones intracraneales en una tomografía computarizada el 99,6% de las veces. Estos hallazgos indican que la prueba puede predecir confiablemente la ausencia de lesiones intracraneales y que el profesional de la salud puede incorporar esta herramienta en el estándar de atención para los pacientes con el fin de descartar la necesidad de una tomografía computarizada en al menos un tercio de los pacientes con sospecha de LCTl.

Scott Gottlieb, MD, el comisionado de la FDA, dijo: “Una opción de análisis de sangre para la evaluación de la LCTl/conmoción cerebral no solo proporciona a los profesionales de la salud una nueva herramienta, sino que también prepara el escenario para un estándar de cuidado más moderno para el análisis de casos sospechosos. Además, la disponibilidad de una prueba de sangre para la LCTl/conmoción cerebral probablemente reducirá las tomografías computarizadas realizadas en pacientes con conmoción cerebral cada año, lo que podría ahorrarle a nuestro sistema de salud el costo de las pruebas de neuroimágenes que, con frecuencia, son innecesarias”.


Print article

Canales

Copyright © 2000-2018 Globetech Media. All rights reserved.