Utilizamos cookies para comprender de qué manera utiliza nuestro sitio y para mejorar su experiencia. Esto incluye personalizar el contenido y la publicidad. Para más información, Haga clic. Si continua usando nuestro sitio, consideraremos que acepta que utilicemos cookies. Política de cookies.
Presenta Sitios para socios Información LinkXpress
Ingresar
Publique su anuncio con nosotros
Direct Effect Media/Illumina

Niveles de hormonas alteran riesgo de ECV en ancianas

Por el equipo editorial de Labmedica en español
Actualizado el 02 Jul 2018
Print article
Imagen: La relación testosterona/estradiol y el riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad coronaria y de insuficiencia cardíaca (IC) en mujeres posmenopáusicas (Fotografía cortesía de Johns Hopkins Medicine).
Imagen: La relación testosterona/estradiol y el riesgo de enfermedad cardiovascular, enfermedad coronaria y de insuficiencia cardíaca (IC) en mujeres posmenopáusicas (Fotografía cortesía de Johns Hopkins Medicine).
Los niveles más altos de andrógenos y menores de estrógenos se asocian con factores de riesgo de enfermedades cardiovasculares (ECV) en las mujeres; sin embargo, los estudios sobre las hormonas sexuales y los eventos incidentes de la ECV en las mujeres han arrojado resultados contradictorios.

Los estudios han demostrado que, antes de la menopausia, las mujeres tienen tasas de enfermedad cardíaca más bajas que los hombres, y debido a que los niveles de estrógeno disminuyen drásticamente después de la menopausia, los médicos alguna vez pensaron que reemplazar el estrógeno reduciría el riesgo de enfermedad cardiovascular. Otros estudios han demostrado que las hormonas femeninas de reemplazo no son necesariamente protectoras y posiblemente podrían aumentar el riesgo de derrames cerebrales, coágulos sanguíneos y enfermedades cardíacas.

Un equipo de científicos que trabajan con Johns Hopkins Medicine (Baltimore, MD, EUA) analizaron los datos de 2.834 mujeres posmenopáusicas que habían participado en el Estudio Multi-Étnico de Aterosclerosis (MESA), financiado con fondos federales. Los participantes tenían una edad promedio de 65 años al inicio del estudio y, por etnia, se distribuyeron en 38% blancos, 28% afroamericanos, 22% hispanos y 12% chinoestadounidenses. En una visita inicial que tuvo lugar entre los años 2000 y 2002, los científicos tomaron muestras de sangre y midieron los niveles de testosterona y estradiol.

Durante los 12 años de seguimiento, las mujeres tuvieron 283 casos de enfermedad cardiovascular, incluyendo 171 casos de enfermedad cardíaca coronaria y ataques cardíacos, 88 accidentes cerebrovasculares y 103 casos de insuficiencia cardíaca según lo determinado por las historias clínicas, las hospitalizaciones, las entrevistas telefónicas y los certificados de defunción. Cuando el equipo comparó los niveles de testosterona y estradiol con los casos de enfermedades cardíacas y cardiovasculares, descubrieron, en general, que una mayor concentración de testosterona se asociaba con un mayor riesgo y que los niveles más altos de estradiol con un menor riesgo. Por cada aumento estandarizado de la unidad en la proporción de testosterona a estrógeno, hubo un aumento del 19% en el riesgo de enfermedad cardiovascular, un aumento del 45% en el riesgo de enfermedad coronaria y un aumento del 31% en el riesgo de insuficiencia cardíaca.

Erin D. Michos, MD, MHS, profesora asociada de medicina y autora principal del estudio, dijo: “Los niveles de hormonas sexuales de una mujer y sus proporciones no son algo que los médicos verifiquen con regularidad. Debido a que un desequilibrio en la proporción de testosterona (la principal hormona sexual masculina) a estrógeno (la principal hormona sexual femenina) puede afectar el riesgo de enfermedad cardíaca, los médicos pueden pensar en agregar pruebas hormonales a la caja de herramientas de factores de riesgo estudiables, como la presión arterial o el colesterol, para identificar a las mujeres que pueden estar en mayor riesgo de enfermedades cardíacas o vasculares”. El estudio fue publicado en la edición de junio de 2018 de la revista Journal of the American College of Cardiology.

Enlace relacionado:
Johns Hopkins Medicine


Print article

Canales

Copyright © 2000-2018 Globetech Media. All rights reserved.